Un avalúo inmobiliario es una resolución de carácter técnico y científico que consta de distintos procesos de investigación e inspección directa del inmueble, investigación legal y fiscal, por la cual se certifica y valida el estatus de valor, legal y bancario de una propiedad en el mercado inmobiliario.

En Guatemala se emplean 3 tipos de avalúo y tienen diferentes fines, los tres pueden ser de características Urbanas (casas, apartamentos, terrenos, edificios, oficinas, bodegas, etc.) y de carácter Rural (fincas, granjas, propiedades de producción agrícola, etc.) los detallamos a continuación:

Avalúo Comercial: este avalúo se realiza con fines de conocer los valores más certeros de una propiedad inmobiliaria en el mercado, para procesos de comprar, vender o para libros contables en activos de una persona independiente o jurídica.

Avalúo Fiscal: Un avalúo fiscal se realiza con propósitos de modificación de rubros taxativos (impuestos como IUSI) o para resolución de procesos sucesorios (propiedades intestadas), estos avalúos deben de ir certificados por un profesional de la rama constructiva colegiado activo y con certificación de la Dirección de Catastro y Avalúo de Bienes Inmuebles  DICABI

Avalúo Bancario: Un avalúo bancario se elabora para solicitudes crediticias en las que un bien inmueble se presenta como garantía hipotecaria, generalmente los bancos otorga en promedio un 80% del valor de la propiedad puesta como resguardo del crédito, según las observaciones que el valuador contratado pueda observar y certificar para el banco, en casos de terrenos sin construcciones no otorgan más del 50% del valor que se presentó en el avalúo generalmente.

Los 3 tipos de avalúos se forman de los mismos criterios y procesos en su investigación y elaboración y son los siguientes:

  • Levantamiento general del bien inmueble en estudio, incluida el área de terreno y el área de construcciones.
  • Análisis cualitativo considerando factores de plusvalía, minusvalía propios del inmueble y de su entorno directo.
  • Análisis jurídico del estado de la propiedad ante el Registro General de la Propiedad.
  • Análisis jurídico-espacial del bien inmueble, realizando una análisis comparativo entre los datos proporcionados por el Registro General de la Propiedad y el levantamiento de la fase de campo.
  • Registro fotográfico, mapa de localización-Ubicación de la propiedad y croquis de construcción.

El realizar un avalúo a sus propiedades periódicamente es una excelente práctica financiera, le permite conocer el valor y estatus jurídico de estas y de esa forma tomar decisiones acertadas con respecto a sus inversiones o evitarse sorpresas inesperadas de carácter fiscal. Consultores Inmobiliarios puede ofrecerle la mejor asesoría valorativa.

Más adelante explicaremos como el avalúo comercial inmobiliario es una herramienta indispensable en la toma de decisiones para negocios de compra, venta y renta de propiedades inmobiliarias.